Visualizaciones Creativas y Curativas para Niños

visualizaciones

La mente ejerce una gran influencia en nuestro bienestar físico y emocional.

Los niños que desde pequeños aprenden a visualizar y a relajarse crecen con una mente más abierta, son más positivos, se sienten más seguros de ellos mismos, están más despiertos y son más creativos.

La visualización incluye mensajes positivos que les ayudan a tener un estado emocional sano, orientado a ser felices y a disfrutar.

Este ejercicio se puede hacer a cualquier hora del día. Si lo hacemos a la hora de ir a dormir, ya dejamos que se queden en la cama. Si lo hacemos durante el día, podemos decirle con una voz dulce: “Ahora puedes abrir los ojos”. Y le preguntamos que tal están, que han visto, que han sentido, incluso podemos animarlos a dibujar lo que han visto, lo que han vivido, lo que han sentido.

 

      Sentirte como un águila ©  
de Sonia Campos Magallanes

                             

Descárgate Gratuitamente la relajación y visualización positiva para niños.

Sólo tienes que indicar tu nombre y tu correo electrónico :)

 
 Aquí tienes el texto de la visualización para que se la leas a tu hijo
 

Este cuento en forma de visualización puede servir de auto ayuda para niños. La madre o el padre pueden ayudarle a hacer visualizaciones como si se tratase de un juego. A través de esta experiencia  se forma un vínculo de unión  fuerte entre ellos.

A los niños les resulta más fácil visualizar, incluso a los niños inquietos o muy movidos,

ya que sus mentes están más despiertas y no se han contaminado tanto como la de los adultos con muchas creencias que nos frenan.

A través de la visualización dejará libre su mente, vivirá aventuras que harán que se sienta bien, a gusto con el mismo.

Así que cerrará los ojos y volará, se bañará en un río, sentirá el calor del sol. Y aprenderá a disminuir la tensión que le produce los eventos cotidianos.

Este cuento es tanto para niños como  para mayores. Los mayores poco a poco hemos  perdido la imaginación. Tenemos que volver a soñar y recuperar  la imaginación perdida y para que poco a poco desaparezcan las nubes de nuestra mente  y las remplacemos por ilusión, por esperanza, por amor y sobre todo de alegría de vivir.

Vamos a buscar una posición cómoda, tumbados, puede ser directamente en la cama, vas a poner las manos encima de tu barriga y  empiezas a respirar profundamente imaginando que tu barriga es un globo. Lo inflas y después dejas salir el aire y el globo se queda vacío para empezar a llenarlo nuevamente. Llenas y vacías el globo 3 veces.

Y ahora te vas a dejar llevar por la imaginación, y vamos a vivir una gran aventura.

Y ahora vas a imaginar que es un sábado por la mañana, hace un día estupendo, es primavera, el sol brilla, y esta mañana vamos a dar un paseo por el campo.

Imagina que estas en el campo, te sientes bien, tranquilo, te sientes seguro, ves la hierva verde, sientes el sol como te toca la piel y te calienta el cuerpo. Respiras profundamente y sientes el olor del campo por todo el cuerpo. Miras a tú alrededor y ves los árboles, escuchas lo pájaros como cantan, ves unas mariposas revoloteando, te sientes muy a gusto, estás rodeado de todos los colores que te puedas imaginar.

Te vas a sentar en la hierba, y vas sintiendo como el sol te acaricia la cabeza de una manera dulce y agradable, notas el calorcito, lo notas en los hombros, en los brazos, en las manos, lo notas por la espalda, por las caderas, por las piernas y por los pies.

Disfruta de este momento. Sientes todos tus músculos relajados.

Extiendes tus manos hacia arriba, sintiendo como los rayos del sol van cargando tus manos de una potente energía, siente como entra por tus manos y va recorriendo todo tu cuerpo, te sientes resplandeciente, fuerte, seguro, siente como el sol a recargado todo tu cuerpo como un Súper Héroe.

Ahora te vas a levantar y empiezas a dar un paseo, disfrutando de la sensación de tener más fuerza y más luz dentro de ti. Estás tranquilo, relajado.

Vas paseando por el campo rodeado de flores, miras los árboles y te sientes feliz.

Escuchas el  sonido del agua, y por el sonido sabes que cerca hay un río, así que vas a ir paseando  siguiendo el sonido del agua hasta que llegas al río, el agua es pura y cristalina. Metes las manos dentro del agua, no está fría, y te lavas la cara. Es una sensación estupenda. Se relajan todos los músculos de tu cara.

Empiezas a andar siguiendo el curso del río, sintiendo como sigues recargándote de energía con el sol. Y cada  vez se escucha más el sonido del agua, hasta que ves delante de ti una cascada de agua pura y  cristalina que emana de una montaña.

Vas a ir hacia la cascada, metiéndote dentro del río,  el agua no está fría y con toda la energía que tienes no te hundes, eres un buen nadador. Así que vas a ir hacia la cascada, te pones debajo y notas como cae el agua encima de ti. El agua va cayendo por encima de todo tu cuerpo limpiándolo de cualquier cosa que te preocupe, te va limpiando de cualquier tensión y junto con el agua va cayendo también una luz blanca que es energía muy pura que entra por tu cabeza y recorre todo tu cuerpo. El agua te limpia de todo lo que ya no necesitas. Siente como a medida que cae el agua por tu cuerpo te sientes más ligero, te sientes más limpio, y empiezas a notar como tu cuerpo cada vez pesa menos, tu cuerpo cada vez flota más, y empiezas a notar como vas bajando por el río, deja que la corriente te lleve, no te hundes, eres fuerte. Vas bajando y sientes a tu alrededor el campo, las flores, las mariposas, observa todo lo que hay a tu alrededor.

Y continúas bajando, todo está bien.

Escuchas como cantan los pájaros, y ves que un águila muy bonita se posa sobre la rama de un árbol. El elfo Ernesto, nuestro amigo, te  dice que si te apetece hoy ser este águila tan bonita. Y tú te imaginas que eres esta águila que vuela por el cielo azul, que vuela por encima de todas las cosas.

Ahora tú eres el águila, un águila con un vuelo perfecto, siente que estás volando, que planeas, que te dejas llevar por el viento. Y observas debajo de ti el río, no tienes miedo, sabes volar muy bien, estás tranquilo, disfrutando de tu vuelo.

Ves las montañas, los valles, los ríos, las ciudades.

Tú puedes ver todo esto, te sientes muy a gusto contigo, eres un águila libre, poderosa, ágil.

Tu cuerpo no pesa, es una experiencia magnifica, una experiencia mágica que no olvidarás.

Flotas en el aire, subes, bajas, te dejas llevar, escuchas el sonido del viento. Siente el aire que te rodea,  azul, fresco, limpio. Y cada vez que respiras te sientes mejor, cada vez que respiras te sientes más y más feliz. Vuelas por el cielo azul y te sientes muy bien.

Ahora vuelas por encima de un gran mar azul, ves al fondo el agua, las olas, y ves la espuma que hacen las olas, tienes una vista fantástica, disfrutando del vuelo, es una imagen muy bonita. Te sientes muy bien, estás tomando la energía que necesitas. Te sientes luminoso, resplandeciente por dentro y por fuera de tu cuerpo.

A lo lejos ves una montaña con muchos árboles, y vas a ir hacia la montaña volando divirtiéndote, disfrutando de tu vuelo. Te vas a dirigir a tu nido a descansar. Te posas sobre el nido y notas la suavidad de las pajas y las plumas. Descansas, te sientes muy bien, ha sido una aventura fantástica.

Recuerda todo lo que has visto como águila, todo lo que has sentido como águila.

Te sientes libre, feliz. Vas a tener la fuerza del águila, eres grande, siente la seguridad.

Soy muy inteligente, aprendo con rapidez, me gusta aprender cosas nuevas, aprender cosas nuevas siempre es divertido y emocionante, resuelvo los problemas con facilidad, soy único y especial, estoy relajado y tranquilo, me gusta leer, soy muy alegre, preguntar me hace más grande, estoy guapo cuando sonrío, ahora puedo cambiar mi enfado por una sonrisa, es estupendo ser yo, mi corazón está lleno de amor, no pasa nada por equivocarme, estoy aprendiendo, hay muchas cosas por las que hoy puedo sentirme bien, me gusta aprender y descubrir cosas nuevas, no tengo miedo.

Podrás sentirte como el águila siempre que quieras.

Este ejercicio se puede hacer a cualquier hora del día, dependiendo de la hora que la hagamos, o bien dejamos que continúen en la cama y más aún si se han dormido, o le decimos con una voz dulce. Ahora puedes abrir los ojos. Y le preguntamos que tal están, que han visto, que han sentido. Estos mensajes positivos les van a ayudar a tener un estado emocional sano y orientado a ser felices  y a disfrutar.

Sonia Campos Magallanes

 

Cuentos para niños:

El Viaje de Eric (Cuento sobre las emociones)

El Bastón de la Palabra (Cuento sobre escuchar)

Bailando con la luna y las estrellas (Visualización curativa para niños con cualquier tipo de enfermedad)